Almuñécar y la Costa Tropical es idónea para el cultivo del Aguacate

La producción del aguacate en Almuñécar se inicia en la década de los 60, siendo la Costa Tropical idóneo para su cultivo. Una costa que se caracteriza por la cálida temperatura que ofrece más de 300 días de sol al año, siendo protegida de los vientos del norte por Sierra Nevada y la Sierra de Lújar, bañada por el mar Mediterráneo y bajo la influencia de masas de aire cálido provenientes del norte de África.

En la Costa Tropical existen tres variedades que representan el mayor cultivo en la zona:

  • Bacon, de piel lisa y verde brillante, con forma ovalada, siendo pa variedad más temprana.
  • Fuerte, que tiene una piel verde más oscura y en forma de pera sin brillo, áspera y sabor exquisito, con un peso aproximado de 250 gr.
  • Hass, de piel rugosa y color oscuro al madurar. Esta es la variedad más conocida y comercializa.

El aguacate es el fruto del árbol del mismo nombre, de hoja perenne de la familia de las lauráceas. Con forma de pera, en su interior contiene una única semilla redondeada de color claro y 2-4 cm de longitud (salvo la variedad dátil), que aparece recubierta de una delgada capa leñosa de color marrón.

El aguacate es originario de México, Colombia y Venezuela. Los antiguos aztecas lo llamaban ahuacatl (testículo), ya que se le consideraba como un fruto afrodisíaco. Y los primeros españoles que llegaron a América lo bautizaron con el nombre de pera de las Indias, por su semejanza externa con las peras españolas.

Estacionalidad

La variedad Bacon se puede comprar a partir de octubre, la Fuerte durante todo el año y la Pinkerton, sólo está disponible en los meses de febrero y marzo.
Los frutos no maduran en el árbol, sino que lo hacen una vez han sido recolectados.

  • Porción comestible: 71 gramos por cada 100 gramos de producto fresco.
  • Fuente de nutrientes y sustancias no nutritivas: Ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), magnesio y vitaminas C, E y B6.

Valoración nutricional

El contenido de agua del aguacate es inferior al encontrado en la mayoría de las frutas, mientras que el aporte de lípidos, como en el caso de la aceituna, es muy superior, lo que aumenta su valor calórico. Las grasas que contiene son en su mayor parte insaturadas (monoinsaturadas), destacando en particular el elevado contenido en ácido oleico. Además, el aguacate es una de las frutas más ricas en fibra, tanto de tipo soluble como insoluble, siendo más abundante esta última.
Es rico en minerales como el magnesio y el potasio. Y en cuanto a su composición vitamínica, el aguacate aporta cantidades destacables de vitamina E —potente antioxidante—, a diferencia del resto de las frutas que apenas la contienen. Además, su consumo contribuye a cubrir las necesidades de otras vitaminas como la vitamina C, y, en menor grado, la vitamina B6.

Aguacate

Diversos estudios han indicado que el consumo de aguacate reduce los niveles de colesterol total y de su fracción LDL-Colesterol (colesterol “malo”), así como los triglicéridos en sangre, acción posiblemente debida a su composición en ácidos grasos y a su riqueza en fibra. Algunos trabajos también han indicado que ciertos compuestos aislados del aguacate, denominados persenonas A y B, tienen propiedades antioxidantes y podrían inhibir la producción de radicales libres (implicados en el envejecimiento y la aparición de diversas enfermedades crónicas).
El aguacate también se ha utilizado en el tratamiento de algunas enfermedades de la piel como la psoriasis. De hecho, las cremas elaboradas a base de aceite de aguacate y vitamina B12, han demostrado buenos resultados en el tratamiento tópico de esta enfermedad.

Te podría interesar